in

Autos eléctricos vs nafteros: ¿Cuánto se ahorra en 1000 km?

Calculamos cuánto se gastaría en un vehículo convencional frente a uno que funcione únicamente con batería o en versión híbrida. Estos son los resultados

Las nuevas tecnologías en motorización están haciendo pie en la Argentina. Lentamente, las marcas apuestas a los autos eléctricos e híbridos, y ya son varias las marcas que lanzaron alguna novedad.

Mientras algunas automotrices optaron por los híbridos (combinan un motor naftero con uno eléctrico), como es el caso de Toyota con el Prius y Lexus con sus nuevos modelos , con la batería que se va recargando sola durante el recorrido o enchufable, como el caso del Mercedes Benz GLC 350e; otras fueron por todo y arrancaron con los que funcionan 100% a batería.

Los casos más concretos son Renault, con el Kangoo ZE, un utilitario chico; y Nissan, con Leaf, el primer vehículo para pasajeros 100% eléctrico que se vende en el país. En ambos casos los precios son elevados y no son vehículos masivos. De hecho en las marcas no dan proyecciones de venta porque saben que será un trabajo a largo plazo.

Sin embargo, las automotrices aseguran que hay que ir sentando las bases de esta tendencia y que en un futuro los autos se irán “popularizando”.

Para lograrlo, algunas cuestiones fundamentales son “desmitificar” todo lo que tiene que ver con el funcionamiento del auto: cuántos kilómetros se pueden recorrer, dónde se pueden recargar y el más importante: cuánto se ahorra en el uso diario o en largos recorridos.

Para ello, calculamos cuánto dinero cuesta recorrer 1000 km con estos modelos o con uno convencional.

Nissan Leaf

Con un precio de u$s61.600, este vehículo es el primero de pasajeros 100% eléctrico en la Argentina, el cual por esa condición de no ser pensado para el trabajo, se encareció por el impuesto interno.

Con una autonomía de casi 400km, el costo por kilómetro es un 70% más económico en este auto que en un modelo convencional, según Nissan. Los cálculos son los siguientes:

– El costo por kilómetro que se gasta en un auto mediano promedio es de $3,72.

– En un eléctrico, eso representa un gasto de luz por recargar la batería de $0,36.

Es decir, en 1000 kilómetros, con un eléctrico se invertirán $361,74, mientras que con un vehículo convencional se gastarán $3720. De esta manera, con el costo del recorrido en un naftero se podrán realizar más de 10 viajes en uno eléctrico.

La pregunta es: ¿Cuánto sale el auto y en qué tiempo se recupera la inversión?. Por ahora hay una brecha muy grande entre un modelo convencional y uno eléctrico. En el caso del Leaf, su valor está por encima de los $2.400.000, lejos de otros medianos masivos, que con igual equipamiento de seguridad promedian los $800.000 y el millón de pesos.

Renault Kangoo

El Kangoo ZE es un utilitario de carga, por eso es más barato ya que no está alcanzado por el impuesto interno. Este modelo arranca en $1.229.500 (tiene una versión larga a $1.246.400), con una autonomía de 270 km. Las versiones impulsadas con motor a combustión, que son 11, tienen un precio que van desde 586.000 a 803.000 pesos.

Por otro lado, al ser utilitario, los costos de mantenimiento que son muy importantes para quienes usan el vehículo como herramienta de trabajo, y también son mucho más bajos.

De acuerdo a la información de Renault Argentina, la relación en términos de costo de consumo de combustible en 1000 km es la siguiente:

– La estimación por litro de combustible es de $40.

– La estimación por costo energía industria Kwh $2,20.

Como resultado para un viaje de 1000 km se gastarán 155 Kwh, equivalentes a $341, frente a los 77 litros de combustible que equivalen a $3.080.

Además, el Kangoo Z.E. no requiere cambios de filtros de aceite, bujías, ni correas de distribución.

Lo único que necesita es el reemplazo de baterías, que tienen una vida útil de 8 años y sale 1.250 euros. Luego de ese tiempo aproximado el cliente debe ir a un concesionario oficial de vehículos Z.E. y reemplazarla. El costo por la operación de reemplazo de la batería es de 1.250 euros.

En cuanto a los servicios, los valores son los siguientes:

– A los 10.000 km, es de $1.970

– A los 20.000 km, es de $2.630

– A los 80.000 km, es de $8.540

– A los 90.000 km es de $2.630

Los híbridos: enchufables y no enchufables

En el segmento de los autos que combinan motor a combustión con uno naftero se ubican el Toyota Prius, las nuevas versiones de alta gama de la marca que pertenecen a Lexus y el Mercedes Benz GLC 350e.

En estos casos, el costo del gasto en ruta es mayor porque se usa más combustible, pero igualmente se gasta mucho menos por kilómetro.

El Prius tiene un precio de venta de u$s36.500 o $1.363.300. Para tener una referencia, el valor es similar a un Volkswagen Vento, que se encuentra en $.1.200.000 aproximadamente. Este modelo está equipado con un motor naftero 1.8 de 98cv y uno eléctrico de 72cv, con una batería de níquel-metal hidruro.

Según la marca, el consumo combinado es de 4.0 litros cada 100 kilómetros. No se gasta en recargar la batería porque lo hace el auto por sí mismo, es decir, no es enchufable.

En ruta, cada 100km, declara un consumo de 4,9 litros y en el ciclo urbano, cuando el auto a bajas velocidades circula con el motor eléctrico, gasta 2,4 litros.

Comparado con un auto mediano convencional, en general el promedio cada 100 km no baja de los 10 litros, salvo alguno muy económico que pueda reducirse a 8 litros. Es decir, con el Prius se gastará la mitad que en un auto tradicional en combustible.

En cuanto al mantenimiento, los costos son los mismos que para un Toyota Corolla, aunque la diferencia más importante es que tiene una garantía de 8 años. Así por ejemplo, a los 10.000 km, el service del Prius sale 7.800 pesos.

En el caso del modelo de Mercedes Benz, que es híbrido enchufable, el precio es de u$s88.500. Lo interesante es que resulta más económico que otros modelos de la misma gama, ya que el más equipado con motor naftero supera los 90.000 dólares.

Este SUV requiere para funcionar de modo eléctrico recargar la batería, que tiene 35km de autonomía. Para eso habrá que dedicarle unas horas enchufado a un tomacorrientes. Pero eso se realiza en un plazo muy corto, que no supera las dos horas y es muy bajo el costo de luz.

En cuanto al consumo de nafta, es un modelo con motor grande: es un 2.0 turbo con 211cv, y la caja de velocidades es automática de 7 marchas. El motor eléctrico es de 116 cv y 340 Nm de torque. Cuando trabajan juntos, ofrecen 320 cv.

El consumo, según Mercedes Benz, es de 2.5/2.7 litros cada 100 km en un ciclo combinado (ruta-ciudad). Sin embargo, a 120km/h, donde solo usa el motor naftero, el gasto puede ascender a 8,5 litros cada 100 kilómetros, con una autonomía de combustible de 500 kilómetros.

En el uso urbano se puede depender únicamente del motor eléctrico cuando se anda a baja velocidad y el gasto es menor: si usa solo las baterías, gasta 1.2 litros cada 100 km. De todos modos, el consumo es bajo si se compara con un SUV de las mismas dimensiones.

En cualquier caso, si un auto grande gasta 10 litros cada 100km, deberá invertir $4.200 en 1.000km; mientras que en los híbridos gastará la mitad en ruta y menos de una cuarta parte en ciudad.

Que pensas de esta nota?

0 points
Upvote Downvote

Con ustedes, ¿la futura Ford Ranger?

CITROËN C4 CACTUS FEEL. TEST AUTO AL DÍA (23.2.19)

CITROËN C4 CACTUS FEEL. TEST AUTO AL DÍA (23.2.19)